Administración financiera, el uso correcto del dinero

La administración financiera es una herramienta que permitirá tener un uso adecuado del ingreso a lo largo de la vida.

Una buena administración permite acceder a estudios de calidad, bienes, viajes y recreación que no se podrían disfrutar sin una buena base económica.

Por esa razón, es importante definir qué es y cuál es su importancia tanto en la vida cotidiana como a nivel laboral y profesional.

 

¿Qué significa administración financiera?

La administración financiera también es conocida como finanzas corporativas y se trata básicamente de una de las ramas que pertenece a la ciencia administrativa.

Se dedica al análisis y a la mejora en la toma de decisiones a la hora de hacer inversiones monetarias a nombre personal o empresarial. También abarca las herramientas que se utilizan para dichos análisis.

 

Decisiones importantes

La administración financiera está estrechamente relacionada a la banca de inversiones y su objetivo es honrar las necesidades de capital de las organizaciones.

Esta especialidad se fija como objetivo que los valores de los accionistas o beneficiarios se maximicen. Para lograrlo, se debe hacer un estudio a corto y largo plazo, de las decisiones financieras de las empresas o individuos.

Con la información obtenida, se ponen en marcha una serie de herramientas para mejorar la gestión del efectivo, los dividendos y la existencia.

 

Importancia de una buena administración financiera

Más que un asunto importante, la buena administración de las finanzas personales y empresariales se convierten en un punto crucial para la vida y desarrollo de los individuos.

El crecimiento en la economía de cualquier país está basado en las buenas inversiones que se hagan. Esto ocurre por la sencilla razón de que cada proyecto que se lleva a cabo, es una posibilidad de generar empleos, riquezas y de la movilización de maquinaria económica por parte de las empresas.

 

 Claves para tener una buena administración financiera

Dentro de las tareas que debe llevar a cabo cualquier persona dedicada a la administración financiera, está la elaboración de presupuesto, gestión de efectivo y la correcta administración de las deudas y los gastos.

Alguien que quiera tomar el control de sus finanzas personales, también debe tener en cuenta los mencionados elementos, para poder organizarse y funcionar de forma óptima.

 

El análisis es el punto de partida

Un análisis de la situación financiera actual, es el primer paso que una persona debe tomar para poner en orden sus finanzas personales. La información de su situación le permitirá hacer una toma de decisiones con mayor grado de consciencia.

Esto teniendo en cuenta sus necesidades para lograr una mayor tranquilidad a largo plazo, garantizando la fluidez de sus recursos económicos.

Para mantener la “salud financiera”, hay que tener en cuenta una serie de claves para lograr una administración correcta de las finanzas:

  • Controlar los ingresos

Es el primer paso para la administración financiera y se puede tomar como un punto de partida que permitirá definir los objetivos relacionados con el ahorro, así como señalar los meses del año con mayores y menores ingresos.

Esa información ayudará a la persona a planificar sus gastos con anticipación.

  • Gestionar los gastos

Una vez que se tenga clara la información sobre los ingresos, el siguiente paso es darle prioridad a los gastos que se hacen mes a mes. Esa información sirve de impulso y enfoque para hacer los esfuerzos necesarios en ocasión de cumplir con las prioridades definidas.

  • Ahorrar como hábito

Para ahorrar se deben combinar dos factores: disciplina y decisiones. Es más que solo acumular dinero sin ninguna razón aparente. De hecho, se debe establecer un motivo para que el ahorro tenga más sentido. Al tener la meta establecida, se pasa a decidir el monto que se ahorrará mensual, que en líneas generales debería estar alrededor del 10 al 20% de los ingresos mensuales.

  • Manejar las deudas

Para alcanzar una buena situación financiera, se deben administrar también las deudas, entendiendo que no todas son negativas. Las deudas que se adquieren para la compra de bienes, se catalogan como positivas, siempre que se tenga la responsabilidad y el compromiso para honrarlas.

 

Mejorar la situación financiera

Hay ciertos factores que se deben manejar a la hora de tomar el control de las finanzas, tales como el orden, el control, la gestión y los hábitos.

Tratar de mantener esos elementos en un estatus saludable, debería ser la meta del individuo común.

Trazando metas a corto, mediano y largo plazo, cualquiera que esté enfocado,  puede lograr el éxito y la estabilidad económica que anhela.

También te puede interesar:

¿Por qué estudiar Administración financiera?

Curso de Finanzas Corporativas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir